Hace 19 días | Por Thornton a elmundotoday.com
Publicado hace 19 días por Thornton a elmundotoday.com

La presencia de menores reclamando atención y alterando el orden doméstico es una de las mayores causas de estrés en esta época del año, y los padres no ven el momento de que empiecen los campamentos de verano.

Comentarios

G

Pues bueno, un poco en serio fuera de la "sátira" (que más bien suele ser "realidad" pura y dura) que acostumbra el mundotoday.

Yo conozco a padres que a pesar del "trastorno" que es cambiar tus horarios para adaptarte a la necesidad de tus hijos, les compensa sobremanera.

Sobretodo con buen tiempo, ya que realizan actividades que posiblemente no hicieran sin esa "responsabilidad" que acarrea el tener niños.

Por ejemplo, conozco a un amigo, que va con su hijo por las tardes a la piscina (el niño tiene clases de natación), y se lo pasan los dos como enanos.
Otra pareja, tienen dos hijos, y en el jardín de su casa, que es muy pequeño, han plantado un minihuerto. Pues ahí están con el tema los 4 (los padres y los dos niños).

Otro también que ya con el hijo algo mayor (7-8 años) haciendo actividades de "scouts". Pues el padre está de voluntario para orientar a los grupos de niños. Le mola al tío el tema.

Yo tengo uno que aún no ha cumplido el año. Espero poder organizarme tan bien como esta gente (luego ya, por la zona de la adolescencia, mejor ni imaginarse el puto caos que puede ser eso, aunque aún me queda para llegar a ello lol )

borteixo

#1 te diría que cada niño es un mundo y ni la adolescencia tiene que ser un caos ni la infancia un camino de rosas.

G

#2 Yo ya me pongo en lo peor, para que no me pille desprevenido lol

Luego, si es un camino de rosas, pues bienvenido sea.

abnog

#2 Pues puntualizo, es totalmente un camino de rosas: es muy bonito pero sales todo lleno de rasguños y cicatrices. lol

borteixo

#5 es que vamos a ver, ya nada más nacer no duermes una puta mierda... con la primera estuve zombi año y medio.

abnog

#1 Disfrútalo, que el tiempo pasa volando. El mío nació anteayer y ya tiene cuatro años sin saber exactamente cómo ha pasado.