Hace 2 meses | Por Andaui a eldiario.es
Publicado hace 2 meses por Andaui a eldiario.es

Lo ha desvelado un estudio de la Universidad de Burgos y el CSIC y permite “entender cómo en el contexto medieval se reinventaba la historia, se reescribía la memoria y se manipulaba el pasado para construir una nueva verdad”.

Comentarios

ComandantaShepard

Lo de “no robarás” es solo para los feligreses

ahotsa
editado

Hace 2 meses | Por Esteban_Rosador a nortes.me
Publicado hace 2 meses por Esteban_Rosador a nortes.me


Venden parcelas en el cielo, pero a cambio de inmuebles de verdad

Como para creerse las novelas fantásticas bien gordas que se inventaban sobre hechos ocurridos siglos atrás...

Xtv

La Donación de Constantino de toda la vida. La creación del Estado Vaticano esta basada en un documento falsificado.

https://es.wikipedia.org/wiki/Donaci%C3%B3n_de_Constantino

La donación de Constantino (en latín, Donatio Constantini) fue un decreto imperial apócrifo atribuido a Constantino I, según el cual, al tiempo que se reconocía como soberano al papa Silvestre I, se le donaba la ciudad de Roma, las provincias de Italia y todo el resto del Imperio romano de Occidente, creándose así el llamado Patrimonio de San Pedro o los Estados Pontificios.

La autenticidad del documento se ponía ya en duda durante la Edad Media, pero el humanista Lorenzo Valla pudo demostrar fehacientemente en 1440 que se trataba de una falsificación, ya que mediante el análisis lingüístico del texto no podía estar fechado alrededor del año 300.

G

#3 Constantino creó un monstruo que se le fue de las manos al permitirles recibir herencias de sus fieles y acumular poder sin escatimar medios cultivando el fanatismo.

Brill

¿Como las "fake news"? Mas bien como las escrituras que Aznar les permitió hacerse ellos mismos.

l

Se puede decir que nos ha estado (y está) gobernando la mentira por los siglos de los siglos.
Habría que imaginar cómo hubiera sido el mundo si hubiera gobernado la verdad en algún momento y preguntarnos como esta mentira del cristianismo sigue teniendo cabida en el siglo XXI