Hace 2 meses | Por Andaui a jotdown.es
Publicado hace 2 meses por Andaui a jotdown.es

Dos niños de ocho y diez años caminan hacia el gimnasio de su colegio en Dunblane. Sus nombres son Andy Murray y Jamie Murray y se pasan el día hablando de fútbol —los dos son del Hibernian— y de tenis, aquellos tiempos en los que Tim Henman aún no se había convertido en una estrella y los británicos tenían que conformarse con la leyenda de Fred Perry contada una y otra vez por los periódicos cada mes de julio.