Hace 10 años | Por KrisCb21 a politikon.es
Publicado hace 10 años por KrisCb21 a politikon.es

El mini-manifiesto “Yo sí estuve allí” es uno de los documentos más extraños que he leído en mucho, mucho tiempo. Que un grupo de altos cargos de un partido político estén orgullosos de haber servido a su país después de siete años de gobierno es algo perfectamente comprensible, incluso en los malos tiempos que nos ocupan. Utilizar sus logros y su experiencia es también bastante común y loable, ciertamente. Lo que no es del todo normal, sin embargo, es reivindicar ruidosamente como tuyos los logros de un gobierno que ha llevado el partido...

Comentarios

g

Discrepo del texto, donde dice:

Zapatero realmente no era un gran gestor. Pero el desastre real, una bancarrota soberana y el final del euro, no ha sucedido gracias a él, al menos en parte.

Debiera decir:

Zapatero realmente no era un gran gestor. Pero el desastre real, una bancarrota soberana y el final del euro, no ha sucedido gracias a que los que sabían lo que realmente nos jugábamos le obligaron a él, al menos en parte.


O es que el autor del blog ignora que estamos intervenidos de facto desde mayo del 2010.

r

Tal y como yo lo veo, el error del anterior gobierno es haber llevado a cabo políticas de derechas. Pero claro, esas políticas (que se encuentran por triplicado en el programa del PP) han sido refrendadas por el electorado, al que parece que le va la marcha y que aquello le ha sabido a poco. Así que aunque personalmente yo sí crea que metieron la pata, esa claramente no es la opinión de los que han votado más de la misma sopa, pero ahora en dosis de dos tazas.

En ese sentido (y aunque yo no lo comparta) sí entiendo que los firmantes puedan reivindicar que solo nos suministraron esa sopa en dosis de una taza, y que además estén razonablemente esperando a que el nuevo gobierno los deje cada día en mejor lugar. Porque cuando se dice que PP y PSOE son lo mismo, se hace una comparación cualitativa, y sin embargo lo que ahora vamos a sufrir es la diferencia cuantitativa. Esa diferencia es sustancial, y por lo tanto no hay nada extraño en hacer hincapié en ella. El texto del blog es absolutamente cansino pues no entra en esta cuestión y se limita a criticar al anterior gobierno sin valorar si "metió la pata" por haber sido demasiado de derechas, o demasiado poco.