Hace 2 meses | Por Dakaira a elpais.com
Publicado hace 2 meses por Dakaira a elpais.com

Esta tipografía lleva desde el siglo XV homenajeando primero a los ilustres charros y luego a los doctores por la Universidad o personalidades formadas allí, quienes pueden reclamar su vítor y pasar a la historia en esas tapias junto a Adolfo Suárez, santa Teresa de Jesús, o los emperadores del Japón. La grafía se ha extendido por los negocios y las calles y ha tomado tintes sociales con proyectos para ensalzar a las personas desahuciadas, las transexuales o las víctimas de violencia machista.

Dakaira

Que pena de juventud... Pintarrajeando las fachadas con garabatos. Una cosa es hacer algo bonito y otra muy distinta poner tú nombre