Hace 2 meses | Por onofrebouvila_ a cadenaser.com
Publicado hace 2 meses por onofrebouvila_ a cadenaser.com

Setenta y siete años dan para mucho. Si no que se lo digan a Marcelo Hernández, barman del Oyster Bar, situado frente a la Estación Gran Central de Nueva York durante casi medio siglo, y protagonista de la última novela del madrileño Guillermo Fesser. "Un barman es el que manda en un bar, alguien a quien todo el mundo quiere, pues en el mundo todo el mundo tiene sed", explica Marcelo, ecuatoriano de origen, que llegó a Nueva York en el año 1964.

autonomator

¿El sueño húmedo de Jorge Fernández Díaz y Miguel Angel Rodriguez en una sola persona?

io1976

#1 Aparcacoches y musa de los discursos de la IDA.