Hace 2 meses | Por yaol a twitter.com
Publicado hace 2 meses por yaol a twitter.com

"Bombardeasteis y matasteis a mi mujer y a mis dos hijos; eran mi vida... Te pido que devuelvas sus cuerpos para enterrarlos en Israel". El prisionero israelí "Yarden Bibas" transmite este mensaje al primer ministro israelí Netanyahu, según publica Al-Qassam.

Comentarios

Ovlak

Alucinante como, a pesar de contar con todo el poder militar, económico y lobbies por doquier, a pesar de tener a casi todos los gobiernos de occidente lamiendoles las botas, a pesar de haber sufrido un atentado brutal que podría haber servido para recolectar mucha simpatía, Israel está perdiendo la batalla del relato. Todo por actuar con una prepotencia infinita. Por insistir en hacernos creer que un pueblo de 2 millones y medio de personas es culpable en todo su conjunto y merecen ser tratados como animales o, directamente, morir mutilidados, de sed o de hambre. Por no mostrar una pizca de misericordia ni tan siquiera con los suyos, a los que dicen estar vengando o protegiendo y, en realidad, sólo están utilizando para alcanzar intereses mucho más espurios.

_112

#2 Es lo que pasa al repetir la historia, que a los nazis a la segunda ya no les crees

Aergon

#3 Ya van dos con la careta de nazis pero debajo estan las caras de las religiones, impulsando guerras desde tiempos inmemoriables.

nospotfer

#2 Los tratan como animales y los consideran animales... excepto cuando se trata de robarles los órganos. Entonces son humanos.

s

#2 Dar un golpe de estado palaciego del poder legislativo contra el judicial y que este no pueda valorar la legitimidad de leyes que han de salvar a netanyahu de condenas por sus casos de corrupción (que es para lo que se volvió a presentar) e intereses de otros. Pues estaba evidentemente caldeando el ambiente en Israel al ver que su "democracia" se iba a pique. Así si este tipo y otros han de enviar a Israel a una dictadura y asesinar y desmembrar millones de personas para salvar su pútrido culo, lo hacen.

y

"Este es el mensaje de Yarden Bibas, cuya esposa, Sherry, y sus dos hijos, Kfir y Ariel, fueron asesinados por los aviones israelíes, al primer ministro del gobierno de ocupación.

La resistencia se ofreció a entregar los tres cadáveres, pero el gobierno de ocupación se negó a recibirlos y sigue maniobrando y negociando."