ACTUALIDAD Y SOCIEDAD
21 meneos
44 clics

Ningún político es pro-austeridad

Traducido: si les dejan hacer, todos los partidos prefieren expansión fiscal a contracción. La austeridad siempre es una imposición, no la primera opción. Los políticos sólo se vuelven austeros cuando no tienen más remedio. Especialmente en democracia. El aspecto que tendrá esta expansión fiscal será distinta para la izquierda que para la derecha (más gasto público o bajadas de impuestos, habitualmente), pero prácticamente ningún político en la faz de la tierra se negará a regar con dinero a sus votantes si le dan la oportunidad.

| etiquetas: austeridad , recortes , gasto público
19 2 3 K 143
19 2 3 K 143
Cuanto mayor el presupuesto mayor el desfalco
Ellos no viven en la austeridad son los demás los que la sufren...
El discurso de la resignación.

A ningún político le gusta apretarle el cinturón a la población... pero, curiosamente, en cuanto tienen la mínima oportunidad, se ponen alarmistas y lo hacen. Y, paradójicamente, les cuesta menos hacerlo que retractarse cuando se equivocan. Hasta el FMI ha reconocido que sus "recetas" han sido un error, y la evidencia más palpable es que, más que un error, han sido hasta contraproducentes. ¿Han rectificado quienes las siguen al pie de la letra? Ahora, que me vengan a decir que les "duele" hacerlo pero es "necesario".

No... no lo hacen por gusto, por supuesto: lo hacen por irresponsables (en el mejor de los casos).
<< No dudéis que Rajoy, Samaras o Hollande estarían encantados de gastar como posesos>>
El gobierno de Rajoy ha gastado como un poseso. La deuda ha subido como nunca. El déficit siempre ha estado por encima de las previsiones. Basta consultar las informaciones periódicas que da hacienda y El Tesoro Público y que frecuentemente citan los medios de información.
Lo siento, pero errónea. Da a entender que las cosas son distintas de como son en realidad.

#5 es siempre un problema de reparto: se quita de un sitio para meter en otro.
#10 O, dicho de otra manera: se comete un desfalco, y lo llaman déficit.
No dudéis que Rajoy, Samaras o Hollande (la gran esperanza de la izquierda, le llamaban) estarían encantados de gastar como posesos si tuvieran la oportunidad; cualquier gobernante sabe que eso vende bien. Lo que les distingue de Pablo Iglesias, Tsipras, y Le Pen de sus oponentes no es su amor por las expansiones fiscales, sino sus promesas que un país puede repudiar o exigir la renegociación de sus deudas sin consecuencias.

Si algo deberíamos haber aprendido de la larga crisis europea y la

…   » ver todo el comentario
#1 Tampoco dudarás a estas alturas que privatizando a precio de saldo a tus amiguetes y perdonando fiscalmente a tu amiguetes, mientras que recortas derechos y libertades a los trabajadores sea la mejor forma de afrontar una crisis no crees?
Yo no quiero que los políticos pasen calamidades, yo lo que quiero es que no las pasen el conjunto de los ciudadanos.
Yo quiero austeridad pero en lo que yo decida: armas, políticos, enchufados...
Lo malo es que tanto la austeridad como el despilfarro lo administran los mismos y siempre a su favor.
El buen político es el que con el presupuesto que tiene mejor vida da a sus ciudadanos.
No el que hace suba más el ibex.

Lástima que no nos gobiernan políticos, sino consejeros del Ibex.
comentarios cerrados

menéame