Hace 28 días | Por cocolisto a cincodias.elpais.com
Publicado hace 28 días por cocolisto a cincodias.elpais.com

El colapso del USD frente al oro desde Nixon implica una pérdida de valor metálica (inflación) del 8,3% al año (ni el 2% ni nada que se le parezca) durante más de 5 décadas. ¡Una caída del 50% en el poder adquisitivo metálico comparable cada 8 años!. La progresión es geométrica por lo que el interés compuesto es según Einstein, “la octava maravilla del mundo”. Un inversor hábil con tan sólo €1 al 2,5% anual cuando nació Cristo acumulará de sobra para dar €634 millones… a cada uno de los 8000 millones de habitantes de la Tierra,magnitud inmensa

Comentarios

cocolisto

Para los que no puedan leer al ser muro de pago pero creo que merece la pena saber dónde y como estamos aunque no entiendo el titular al meter oro y dólar en colapso:

“He dado instrucciones al Secretario Connally de suspender temporalmente la convertibilidad del dólar en oro”. Con estas palabras Richard Nixon hizo un default del dólar en 1971 tras 179 años de convertibilidad. El dólar pasó de ser una unidad de peso convertible en una cantidad fija de plata y, posteriormente, de oro a ser una unidad de nada convertible en nada.

Roosevelt ya había hecho otro default en 1933 confiscando el oro en manos de ciudadanos americanos con la Orden Ejecutiva 6102 tras la que el dólar se devaluó de USD21 a USD35 por onza de oro. La tenencia de oro por parte de particulares quedó prohibida durante los 41 años siguientes. De la noche a la mañana el país paradigma de la democracia y el libre mercado confiscó el 43% del dinero de sus ciudadanos.

En España sabemos algo de eso. Tenemos el récord mundial de defaults: 13 desde 1500 a 1900 (y alguno más posteriormente). Felipe II hizo defaults en 1557, 1560, 1575 y 1596. Menos mal que su apodo fue El Prudente. A saber qué hubiese pasado si le hubiesen llamado El Manirroto o El Banquero Central.

Las palabras finales de Nixon fueron: “El efecto de esta acción será estabilizar el dólar”. Han pasado 53 años, un período de tiempo suficientemente largo como para considerar la “temporalidad” de la medida (acuérdense de eso cada vez que oigan a un banquero central mencionar que la inflación es “transitoria”). La “estabilización” del dólar ha implicado que se ha pasado de USD35 a USD2.335 por onza de oro (perdiendo un 98,5% de su valor).

En este mismo período de tiempo la deuda americana ha pasado, oh casualidad, de USD398 billones a USD34 trillones (multiplicándose por 85) y del 36% al 125% del PIB (x3,5). Esa deuda sigue aumentando a razón de USD1 trillón cada cien días. Estamos hablando de que se están quemando 200 toneladas de billetes de 50 USD al día. Esa fogata hace que las hogueras de San Juan o Las Fallas parezcan un mechero.

Como dijo el banquero JP Morgan “el oro es dinero, todo lo demás es deuda”. No se olviden ustedes que la palabra inglesa para billete, note, es la misma que se usa para decir “deuda a corto plazo”. Porque eso es exactamente lo que es un billete. No es un activo. Es un pasivo, deuda emitida por el gobierno. Me vienen a la cabeza las palabras de David Hume “o el estado acaba con la deuda o la deuda acaba con el estado”.

Nixon no le hizo caso a su antecesor en el cargo, Thomas Jefferson, quien 200 años antes ya había avisado del peligro: “Creo que las instituciones bancarias son más peligrosas para nuestra libertad que los ejércitos… si se permite a los bancos controlar la emisión de moneda, a través de la inflación, privarán a los ciudadanos de su propiedad… el poder de emitir moneda debe ser tomado de los bancos y devuelto a los ciudadanos privados, que es a quien pertenece legítimamente”.
Lo anteriormente mencionado es mucho más importante para determinar el atractivo (o falta de él) de una inversión bancaria a largo plazo que el hecho de que los tipos de interés se mantengan a un cierto nivel o que se den más o menos hipotecas. El pasado no es una indicación de lo que va a pasar (de ser así los historiadores serían los mejores inversores del mundo) pero es importante tener una idea de hacia dónde parece más probable que vayamos.

Es una certeza, sin ningún género de duda, que cualquier papel moneda, eventualmente, converge a su valor intrínseco; cero. Y no hay que olvidarse que ese es el producto que los bancos venden. También es una fantasía pensar que los niveles de deuda e impresión de confeti monetario vayan a disminuir. Un ejemplo de lo que estoy hablando; en los 11 años anteriores a su quiebra las acciones del Banco Popular se doblaron en valor tres veces y subieron un 80% del tiempo. Una acción que acabó siendo un cero como un donut subió la mayor parte del tiempo durante su colapso. Pero como dice Warren Buffett; “si una acción no es buena para que la tengas durante diez años no la tengas ni diez minutos”.

reivaj01

#3 #1 ¿Y el casoplón del coletas qué?

Vamos, circulen, rojeras, aquí no hay nada que ver.

sorrillo

el interés compuesto es según Einstein, “la octava maravilla del mundo”

La cita más antigua que he encontrado de ello es la adjunta como imagen, de 1978, que ya la califica como "apócrifa".

Fuente: https://skeptics.stackexchange.com/questions/25330/did-einstein-ever-remark-on-compound-interest

cocolisto

#2 Me sorprende y admiro la indagación e investigación de muchos meneantes. De 10.

sotillo

Y así niños es como unos pocos nos roban a todos de una forma legal y con libertad

D

Más alto no se puede decir

si se permite a los bancos controlar la emisión de moneda, a través de la inflación, privarán a los ciudadanos de su propiedad… el poder de emitir moneda debe ser tomado de los bancos y devuelto a los ciudadanos privados, que es a quien pertenece legítimamente

Para los que creen en que quitar el efectivo nos traerá más riqueza y equitabilidad.