Hace 7 días | Por Arariel a cualia.es
Publicado hace 7 días por Arariel a cualia.es

Los que, como José María Iribarren, estudian los refranes, han sido atraídos con frecuencia por la figura del lobo. Una atracción sin duda arriesgada, pues meterse en la boca del lobo implica meterse en grave peligro.