Hace 10 días | Por helia a epe.es
Publicado hace 10 días por helia a epe.es

“El acueducto les brinda un lugar de anidamiento fantástico por todas las oquedades [en los sillares de granito] donde pueden entrar y anidar y poner huevos, porque ellas no pueden hacer nidos como otras aves usando barro y ramas”, señala Molina. Se estima por los expertos que puede haber entre 300-400 parejas en la ciudad, pero la población se va reduciendo poco a poco “desde hace 20 años”.