Hace 1 mes | Por wintersky a filco.es
Publicado hace 1 mes por wintersky a filco.es

Toda la novela es un descenso en picado y veloz hacia el pesimismo de quien es consciente de que no hay salida y de que el resultado final es de todo menos placentero. Esta percepción personal del protagonista es una de las más claras representaciones del pensamiento existencialista. La vida del hombre está vacía, y en el momento en que este se da cuenta, su existencia se convierte en absurda, algo que le asquea: la náusea.