Hace 5 meses | Por wintersky
Publicado hace 5 meses por wintersky
V
editado

Es curioso, porque el considerado mejor samurai de todos los tiempos y no de ninguna fábula, Miyamoto Mushashi, es famoso por ser el mayor tramposo de los guerreros de Japón, porque a él no le importaba el honor, sino demostrar la única verdad, que él era el mejor. Y así fue, tenía razón, murió imbatido aprovechando todos los subterfugios posibles en cada una de sus contiendas. Tenía razón al fin y al cabo, en lo que decía no faltaba a la verdad. El error de todos sus oponentes fue pensar que el honor y respeto que habían interiorizado junto a todas sus propias enseñanzas en las que se basaban sus artes de guerra, les iba a servir para ser mejores guerreros y ganarle.

Miyamoto fue la prueba viviente del relativismo moral, de cómo las circunstancias mandan, y los conceptos de bien y mal pueden ser reinterpretados. La historia no para de demostrarlo.