Hace 2 meses | Por Ergo a maldita.es
Publicado hace 2 meses por Ergo a maldita.es

El conocido como fraude BEC (por su nombre en inglés, Business Email Compromise) se produce cuando los ciberdelincuentes acceden a la cuenta de correo de un empresario, buscan una factura y cambian el número de cuenta bancaria del destinatario de la transferencia. “Lo que nos encontramos es que la cuenta bancaria en la que acaban los fondos está a nombre de un testaferro en el extranjero, que es insolvente y es imposible recuperar el dinero de ahí. Al timador que está detrás no conseguimos llegar”.