18 meneos
80 clics

El Vaticano beatifica a los criminales de guerra

Fanáticos y violentos, los ustachis católicos comenzaron a asesinar a los antifascistas y, de paso, también a los gitanos, homosexuales, serbios (de religión ortodoxa) y judíos. Los sacerdotes católicos cambiaron la sotana por el uniforme de los temibles escuadrones de la muerte, dirigieron los asaltos más brutales y practicaron torturas que nunca antes se habían visto en el siglo XX.
etiquetas: croacia, vaticano, crimenes de guerra
usuarios: 17   anónimos: 1   negativos: 0  
3comentarios mnm karma: 151
  1. #1   "Su estancia en la capital italiana era conocida por el espionaje americano, pero Estados Unidos no tenía interés en la detención de ningún anticomunista del este de Europa. Según un documento secreto de julio de 1947, la embajada de Estados Unidos en Roma ordenó a la OSS dejar las manos libres a Pavelic porque era un protegido del Vaticano. Seis meses después huyó a Madrid y de aquí a Argentina, donde fue consejero de seguridad de Perón.
    Dos años después de la caída de Perón, en abril de 1957, el gobierno de Tito intentó ejecutarlo en dos oportunidarles, por medio de sus servicios de inteligencia en el exterior. Tuvo que huir para evitar la detención y la extradición. Se trasladó a Paraguay y desde allí de nuevo al Madrid franquista, donde murió a finales de 1959."

    "El santuario ustacha en la España franquista
    La España franquista se convirtió en un santuario para los criminales de guerra ustachis, lo mismo que para los nazis alemanes (Otto Skorzeny), rexistas belgas (Leon Degrelle) y cagoulards franceses (Jean Filliol), entre otros muchos. Aquí gozaron de protección por parte de un régimen con el que compartían los mismos rasgos políticos: el nacionalismo y el catolicismo.
    Uno de los que encontró su escondite a la sombra de la iglesia franquista fue el general Vjekoslav Maks Luburic, responsable de los campos de concentración en la Croacia independiente."
    votos: 0    karma: 12
  2. #2   "El cardenal Stepinac: de criminal a beato
    En sus numerosas visitas a Croacia el papa Wojtyla (alias Juan Pablo II) siempre se negó a visitar los campos de concentración ustachis. Su viaje de 4 de octubre de 1998 tuvo por objeto beatificar a Alojzije Stepinac.
    Nombrado arzobispo de Zagreb por Pio XII en diciembre de 1937, Stepinac (1898-1960) fue el máximo dirigente de la Iglesia católica en Croacia durante la II Guerra Mundial y, a la vez, vicario castrense de las Fuerzas Armadas ustachis. En un régimen que reconocía al catolicismo como el corazón de su identidad nacional, la influencia del arzobispo en los crímenes que ocurrieron durante la guerra fue decisiva.
    Para Stepinac la imposición del Estado ustacha independiente por los nazis significaba la realización de las aspiraciones católicas. En una carta pastoral publicada menos de un mes después de la fundación del nuevo Estado, Stepinac lo legitimaba diciendo que tras él estaba la influencia de la mano divina.
    Por eso aplaudió el final de la tolerancia religiosa y el establecimiento del dogma católico como ley en el nuevo Estado y, por tanto, la imposición de la pena de muerte por aborto. En su primera entrevista con Pavelic, el arzobispo apoyó la persecución de las demás confesiones religiosas"
    votos: 0    karma: 12
  3. #3   ¡Bueno!, esto lo han copiado de los españoles aquí han hecho santos a todos los criminales con sotana que se apuntaron a matar rojos ... y a los militares que se distinguieron en su saña los hicieron nobles y grandes de egpaña por matar muchos rojos, esos que aparecen ahora en casi todoas las cunetas de cada pueblo de egpaña como a Mola, Yagüe, Queipo de Llano, Moscardó, Saliquet, García Pallasar, Martín Moreno, García Escámez, Vigón, Varela, Dávila y Kindelán, Juan Cervera, Francisco Moreno, García Morato, Carrero Blanco, José Antonio,Calvo Sotelo, Onésimo Redondo, Esteban Bilbao Eguía,Pilar Primo de Rivera, ...
    votos: 1    karma: 19
comentarios cerrados

menéame