201 meneos
8271 clics

Los pilotos derribados que salvaron los cortadores de cabezas

El 16-11-1944, un bombardero B-24 de la USAAF se estrelló en la selva de Borneo después de haber sido derribado por los japoneses. Siete de los diez tripulantes del avión consiguieron saltar en paracaídas antes de que la aeronave se estrellase en medio de la selva. Habían salvado sus vidas… por ahora. Los supervivientes se reunieron y se alejaron de la zona del accidente para no ser localizados por las patrullas japonesas, pero fueron a topar con los Dayak -los indígenas de Borneo temidos por su antigua tradición de cortar las cabezas-. (...)
etiquetas: pilotos, derribados, cortadores, cabezas
usuarios: 102   anónimos: 99   negativos: 3  
9comentarios mnm karma: 630
  1. #1   #0 Es similar, aunque más reducido, que este estupendo artículo de kurioso, ya meneado www.meneame.net/story/cuando-tus-anfitriones-son-cortadores-cabezas
    votos: 3    karma: 42
  2. #2   Para el que le interese, la película "Adiós al Rey" con Nick Nolte trata sobre esta parte de la campaña en el Pacífico. Es una muy buena película, además.
    votos: 5    karma: 69
  3. #4   #2 Muchas gracias por la referencia.
    votos: 0    karma: 7
  4. #5   Que buenos son estos americanos, respetan tanto su cultura, que les dijeron que volvieran a cortar cabezas ...
    votos: 5    karma: 54
  5. #6   #5 Yo hasta me he emocionado.
    votos: 0    karma: 9
  6. #7   Mira, esto son Headhunters y no la ex presidenta.
    votos: 0    karma: 6
  7. #8   Que pena que los del programa "Perdidos en la tribu" no se topasen con una de estas tribus.
    votos: 0    karma: 11
  8. #9   Dos cuestiones jugaron a favor de los estadaunidenses: el hecho de que la antigua constumbre de cortar cabezas había sido abandonada tras el paso por la isla de los misioneros cristianos y la evangelización de los dayak

    Vamos, como si hubieran aterrizado en España y estuviesen acojonados vivos, no sea que la Inquisición les queme en la hoguera.
    votos: 0    karma: 6
comentarios cerrados

menéame