16 meneos
45 clics

Las mujeres no deben votar por sus deficiencias psicológicas y fisiológicas, decía un eminente científico

El 28 de marzo de 1912, el eminente bacteriólogo e inmunólogo británico Almroth Wright – también llamado Sir Almost Right (Sir Casi Correcto) por los polémicos enfoques de sus estudios – escribió una carta publicada por The Times en la que sostenía que las mujeres no deberían poder votar, y de hecho deberían mantenerse alejadas de la política, debido a supuestas deficiencias psicológicas y fisiológicas.
etiquetas: mujeres, votar, deficiencias, psicológicas, fisiológicas
usuarios: 14   anónimos: 2   negativos: 0  
6comentarios mnm karma: 153
  1. #1   Y además nacieron de una costilla... ¡que asco!
    votos: 0    karma: 20
  2. #2   Pues tiene toda la razón. Pensemos que muchas de ellas, por esas deficiencias psicológicas votan al PPSOE.

    Lo malo es que eso se aplica a los hombres también.

    Estamos jodidos
    votos: 0    karma: 11
  3. #3   Sería gay el hombre, por que hablar con tanto desprecio de las mujeres no es normal.
    votos: 0    karma: 8
  4. #4   Igual que Charles Darwin, y otros muchos de la época victoriana, y toda esta discriminación e imbecilidad se la tenemos que agradecer a la religión.
    votos: 1    karma: 20
  5. #5   Esto me recuerda que, en la democrática Suiza, no se permitió el voto femenino hasta 1971 porque los hombres votaron en referendo, hasta esa fecha, en contra.

    Todos nacemos libres e iguales. Si el poder no reconoce un derecho no es culpa del que pide su reconocimiento si no del que no lo permite.
    votos: 0    karma: 11
  6. #6   He encontrado este articulo sobre Darwin y que pensaba de las mujeres (por cosas como esta, son por los que muchos dan gracias a dios)
    www.elmundo.es/especiales/2009/02/ciencia/darwin/seccion1/seccion12.ht

    La 'ciencia' del matrimonio y la familia

    Darwin era un hombre tan metódico que hasta el matrimonio se convirtió para él en una cuestión 'científica'. Cuando a los 29 años se planteó la posibilidad de pedirle a su prima Emma que se casara con él, elaboró una exhaustiva lista de 'pros' y 'contras' antes de tomar la decisión definitiva. Le preocupaba que compartir su vida con una mujer e hijos pudiera obstaculizar el desarrollo de su gran proyecto intelectual. Por eso, en su lista de 'contras' anotó frases como «vida social frívola», «menos tiempo para conversar con hombres inteligentes» y «menos dinero para libros». Al final la balanza se desequilibró a favor de la opción que definió como «una buena mujer en el sofá», con los siguientes argumentos: «Niños (si Dios quiere) — compañía constante (y amiga en la vejez) que mostrará interés en mí — objeto para amar y jugar (mejor que un perro, desde luego) — Estas cosas son buenas para la salud, aunque supongan una terrible pérdida de tiempo». Como lo analizaba todo con ojos de científico, escribiría años después de uno de sus hijos: «Durante la primera semana bostezaba y se estiraba como un anciano».
    votos: 2    karma: 31
     *   pmg1 pmg1
comentarios cerrados

menéame