EDICIóN GENERAL
27 meneos
142 clics
Este envío tiene varios votos negativos. Asegúrate antes de menear

No son bots rusos, es Capitalismo 3.0 reventando el debate político online

La injerencia rusa sobre el procés es en realidad un puñado de empresas mercenarias que trabajan para el mejor postorLa red global que apoyó a Trump e impulsó el Brexit se llama Cambridge Analytica y no es rusa

| etiquetas: capitalismo 3.0 , bots
Más sorprendente todavía que la supuesta ingerencia rusa es el empreño de algunos en negarlo de forma contumaz.
#1 le veo más sentido a que lo haga una empresa (que bien podría ser hasta americana) .

Lo dw que vienen los rusos es una carta que EEUU ha sabido explotar durante todo el siglo para hacer cosas terribles en su territorio (y alrededores...).
Me parto la ñocla pensando en como se le quedaría la cara a mas de uno si se aplicase el modelo de control de libertades chino o sin ir mas lejos, el cubano xD xD xD xD xD xD xD xD
Al final lo de los bots va ser cosa de Ignacio González y Zaplana. Que andan metidos en todos los fregaos.
No sé que estàn cocinando alrededor de Rusia, pero por alguna razón no me gusta.... espero que no se materializen mis miedos y sean solo paranoias mias.
#6 estoy contigo, el debate político que antes era contaminado con Venezuela ( ya me dirás lo que nos importa Venezuela), no era solo en España, ya que el mismo argumento se usaba para melenchon en Francia y para el bloco de esquerda en Portugal, lo que, cuanto menos, te hace sospechar de injerencias extranjeras en la opinión pública, pero ahora llega RUSIA como supuesto enemigo exterior, y no sabemos a donde llegará. Quien haya leído" 1984" debe estar atemorizado, quien no conoce su historia está condenado a repetirla.
reventando el debate políticos a los reventadores del debate politico ? al final el objetivo es el beneficio propio, entonces quien a hierro..
Buen artículo, extenso y documentado, de los que da gusto leer y hasta pagar.
Pedazo de artículo. Lástima que no llegue a portada.
comentarios cerrados

menéame