edición general
87 meneos
317 clics

Juan Carlos intentó tapar el fraude de las tarjetas black reales

Con estas aportaciones se pretendía aparentar que se estaba devolviendo el dinero al militar, simulando pues que se trataba de adelantos de dinero y no había ninguna intención de esconder el dinero al fisco. Pero lejos de eso, estos movimientos fueron interpretados por la fiscalía en clave inculpatoria y el procedimiento prosiguió su camino. Ahora se encuentra en manos de la Fiscalía del Tribunal Supremo.

| etiquetas: emerito , fraude , tarjetas black , movimientos
  1. Lo intentó... pero como para conseguirlo había que currárselo al final no lo hizo.
  2. #6 Será, la ley no fue para todo lo que ahora es España porque entonces Carlos 3 era rey de las Españas, y esa (si no recuerdo mal) se decretó para Castilla.
  3. Repetir conmigo:
    La Justicia es igual para todos
  4. #4 Me encantaría ver a Juancar afiliándose a un sindicato. Entraría como liberado (no del trabajo, sino del propio sindicato) directamente. No todo lo borbónico es negativo, su tatarabuelo Carlos tercero puso la ley de acompañar con tapas las consumiciones, y vigente sigue.
  5. #1 ¡Para qué te vas a preocupar! Su supuesta afiliación a una "transición democrática" le exime de pagar nada. ¡Hasta partidos políticos que incluyen "Socialista" y "Obrero" en su nombre son capaces de protegerlo!

    El derecho de pernada no desapareció, simplemente se transformó.
  6. #5 Será en tu pueblo. Donde vivo, las "tapas" se pagan, y a precio de caviar.
  7. Ya sabéis chicos, a nosotros nos da igual la corrupción de Juan Carlos I. Cada vez que leáis algo del estilo de "Juan Carlos I hizo tal y tal fechoría... " sustituidlo mentalmente por "la monarquía como institución hizo tal y tal fechoría... ", porque aunque parece que la delincuencia es cometida por Juan Carlos I (tal y como nos quieren hacer creer unos cuantos idiotas que nos gobiernan), en realidad automáticamente se produce también una delincuencia paralela institucionalizada por parte de la monarquía, dado que la monarquía impide que el pueblo español trabajador pueda defenderse de la delincuencia de Juan Carlos I, tanto por la vía judicial (vía inviolabilidad) como por la vía democrática (impidiendo a los trabajadores españoles expulsar a Juan Carlos I de la jefatura de Estado por unas elecciones democráticas). Es decir, Juan Carlos I comete los delitos, pero a nosotros no nos interesa eso, a nosotros nos interesa que la monarquía como institución es cómplice e instrumento para esos delitos.

    Es lo que tiene que el único requisito que se ponga para que una persona ocupe la jefatura de Estado es que dicha persona pertenezca genético-consanguíneamente a una determinada familia, portando su apellido: que a partir de entonces deben quedar lógicamente excluidos cualesquiera otros requisitos en relación al acceso (o no acceso) a la jefatura de Estado. Por eso, para preservar la heredabilidad del cargo de jefatura de Estado, no se le pueden exigir al rey responsabilidades que pudieran condicionar o afectar su acceso o ocupación del cargo, y por esto existen el refrendo (para que gobiernen y se responsabilicen los gobernantes cuyo nombramiento sí dependa de elecciones democráticas) y la inviolabilidad (para que el rey no tenga que responder de sus delitos).

    En realidad la monarquía es un régimen institucional que nos ofrece una demostración preciosa de la increíble inferioridad, vulnerabilidad y limitación del cerebro humano, puesto que hay millones de personas dispuestas a defenderla como algo bueno para hacer prosperar el país.
  8. Me encanta. Primero fue el rey, luego rey emérito y ahora la pena lo tutea.

    La monarquía terminará cuando el pueblo lo decida y ya sabemos que opina cada partido.
  9. Que le llamen Juancar que Juan Carlos queda muy solemne.
  10. Visto lo visto y no de ahora sino desde hace muchos años, el campechano podría haber estado violando niñas de 8 años y sodomizando a sus madres en la plaza del pueblo, que aquí no pasa nada, el nivel de servilismo del PSOE y los autoproclamados partidos constitucionales con señores como Bono a la cabeza, es de vergüenza ajena, pero lo preocupante no es que les guste hacer de palanganeros de la Borboneria , sino que critican duramente a los que abogan por consultar a la ciudadanía sobre esta monarquía vergonzosa.
comentarios cerrados

menéame