edición general
16 meneos
57 clics

La historia del jefe de la Gestapo en Austria que nunca fue juzgado y colaboró con los servicios de Inteligencia de EEUU

y Alemania Occidental. Franz Josef Huber fue detenido por Washington durante más de 2 años y luego la CIA indicó que el exintegrante de las SS "podría ser usado provechosamente". En mayo de 1947 un investigador estadounidense calificó a Huber de "un policía justo, fáctico e imparcial, que realizó las funciones policiales sin sesgo partidista o racial, ni prejuicios políticos". Llegó a la conclusión de que Huber era "completamente confiable y fiable"

| etiquetas: nazi , gestapo , cia , nsa , inteligencia , urss , eeuu , espía , espionaje , alemania
En ese contexto, el historiador Stefan Meining, que trabajó en la investigación de la ARD, dijo que "muchos nazis" se unieron al servicio, pero "casi nadie tenía un puesto tan destacado". "Sabían exactamente que Huber no era un pequeño asesino de la Gestapo, sino un general de las SS que se movía dentro de los círculos más íntimos del aparato de terror nazi y era responsable de las muertes de decenas de miles de judíos y opositores del régimen", destacó.
Era uno de los malos buenos...
Sin rebuscar mucho en la historia de Estados Unidos descubres que sale mierda sin parar. Y estos se supone que son los buenos.
#3 Una de las cosas que nos enseña la historia es que no existen buenos ni malos.
comentarios cerrados

menéame