EDICIóN GENERAL
7 meneos
78 clics

La era de las emociones...

La política y el márketing explotan los sentimientos en una sociedad marcada por la hegemonía de la emotividad

| etiquetas: era , emociones
#4 Hola .- Perdona he estado unos dias fuera y no habia visto el comentario, te pido disculpas otra vez porque me equivoque al mandar el mensaje , no era para ti , de todas gracias por tus comentarios que siempre enriquecen

Salu2
Si tú no controlas tus emociones otros lo harán por ti.
Y las emociones dirigen el comportamiento.
Hay toda una cultura de dejarse llevar por las emociones como si fuesen la fuente de lo correcto, y así nos va.
#2 #1 Lo desconocia lo tendre en cuenta
#3 No me entiendas mal (o perdona por no haberme explicado), esta muy bien divulgar artículos como este, es importnte conocer cosas que no siempre son evidentes. Mi mensaje era más a modo de referencia...

Gracias por traer temas así...
#2 Gracias. Existe toda una maquinaria marketiniana, apoyada en estudios de comportamiento y etc. destinada a manejar nuestras emociones. Las emociones son instantáneas, la racionalidad sin embargo necesita tiempo. De aquí todo este ritmo frenético de información del que hoy en día somos testigos, partícipes y víctimas: la comunicación acelerada lleva a la emocionalización como respuesta, pues la racionalidad, que necesita mayor tiempo para la reflexión, no es capaz de dar respuesta a tal ritmo…   » ver todo el comentario
Llevo tiempo diciendolo. Analisis infantiles, ideologias y politicas que no hacen mas que apelar a las emociones, de manera enfermiza. Y es mas, incluso ocurre que muchas cosas que se venden apelando a las emociones de lagrimita, son en realidad decisiones o politicas en detrimento de la ciudadania de cualquier pais soberano. Por otra parte hay mucho juego de suma cero que, otra vez, una forma infantil de ver las cosas lleva a politicas nefastas, "etxekaltismo" 100%.
Psicopolítica, de Byung-Chul Hang. El artículo enlazado podía al menos haber hecho alguna referencia a la obra del filósofo.
comentarios cerrados

menéame