EDICIóN GENERAL
13 meneos
55 clics

En busca del tomate perdido

La respuesta no es trivial. Los sabores forman parte del patrimonio de cada generación igual que la música o la moda. Los egipcios bebían cerveza y los romanos construían almazaras donde obtenían aceite de oliva, pero hoy en día los sabores serían irreconocibles. La cerveza egipcia era dulzona ya que la adición de lúpulo que le da el sabor amargo no se popularizó hasta la edad media. El aceite de oliva de los romanos tenía un amargor insoportable; en 2000 años hemos seleccionado variedades con olivas cada vez más suaves.

| etiquetas: tomate , alimentos transgénicos , ingeniería genética
11 2 0 K 112 mnm
11 2 0 K 112 mnm
Y en busca de la leche de vaca perdida, y del pan de pueblo perdido, y...

La noticia me ha hecho pensar de manera casi automática en cierto dicho popular que alude a las consecuencias de la invención de la máquina cortafiambres y el bidet xD xD xD

Por cierto #0 dulzona, y densa... Prácticamente tenía el valor nutricional de una comida ;) .
"Permite que gente que vive lejos de las zonas de producción coma tomates, pero el resultado es muy insípido. Esto parece imposibilitarnos comer tomates en condiciones, salvo que te los cultives tú, o vivas cerca de alguien que los cultiva."
Pero todos(o casi) vivimos cerca de alguien que cultiva tomates pero compramos tomates cultivados en el quinto pino.
Otro tema es que variedades de tomate se dejan de cultivar,por diversos motivos y esos sabores se pierden.
comentarios cerrados

menéame