EDICIóN GENERAL
16 meneos
241 clics

Difunden fotografías íntimas de varias menores de dos centros avilesinos

Entre la veintena de víctimas hay estudiantes que rondan los trece y catorce años del colegio Santo Ángel y del Instituto Número 5.

| etiquetas: fotos íntimas , menores , avilés , 13- 17 años
#2 Culpabilizar a la víctima sólo debería ofenderte a ti o auna parte ausente en ti.
#4 no estoy de acuerdo con lo que dices, pero creo que sí estoy de acuerdo con lo que quieres decir.
La culpa sólo es de los hijos de puta que envían las fotos (y los que las reenvían).
La responsabilidad sí es en parte de las victimas (y de sus tutores legales si son menores de edad).
No es lo mismo culpa y responsabilidad, aunque a veces las usamos como sinónimos.
#3 El problema de tu forma de pensar, es que es una forma de ignorar el problema, así que no les puedes decir a menores que no hagan eso porque es culparlas. Son responsables de haberse tomado esas fotos y compartirlas, eso no excluye que otros puedan ser culpables de compartirlas sin su consentimiento.

Por lo demás, en parte sí estoy de acuerdo con #2, hay que ser tonto para hacerlo, pero es que por defecto las personas somos tontas. Yo sé que no debo compartir esas imágenes por toda la…   » ver todo el comentario
#3 #8 Nadie culpabiliza a la victima, sólo decimos que la victima es idiota
#2 La gente que nació sabiendo y los que nunca habéis tenido 15 años o que nunca os la han dado con queso sois mis ídolos. Si algún día aprendes a poner una tilde fijo que te convalidan a Dios.
#2 siguen siendo niñas, aunque se comporten como adultas en temas sexuales. Por mucho que les repitamos desde el instituto, con charlas de expertos, clases de tutoría, ejemplos, jornadas, cartas a los padres, etc. No ven el peligro en absoluto.
#2 La gente protesta cuando les roban el coche. No lo entiendo, si lo piden a gritos dejándolo en la calle.
La culpa no es de quien envía la foto, si no de quien la reenvía.
Basta de culpabilizar a las víctimas.
Tengo WhatsApps de padres y compañeros de mi hijo y hay dos niñas en concreto que andan subiendo estados de WhatsApp a las 12 de la noche, selfies y videos. Hablamos de niñas de 10 años. Se que una de ellas tiene Instagram. No son edades para eso.
Esto es lo que hay en la selva cibernética en que nos ha tocado vivir.

No puede haber intimidad si envías fotos o lo que sea al universo orwelliano de bits.

Como menos importancia demos a estos asuntos de exhibicionismo, tanto mejor para todo el mundo.

Mucho cuidado tienen que tener los exhibicionistas, como parece que es el caso de estas chicas, porque ahora casi todo queda grabado y aireado al aire cibernético.
La permisividad se nos fue de las manos, hace años ya...
Los hechos, según parece, ocurrieron en 2014.

Lo mejor que se puede hacer en estos casos: pelillos a la mar.
No pienso opinar sobre la noticia hasta que vea esas fotos.
comentarios cerrados

menéame