EDICIóN GENERAL
9 meneos
21 clics

Antiprogresismo / Un fantasma que recorre América Latina

Lejos de ser solo «un Trump», Jair Messias Bolsonaro es un candidato con tintes fascistas en un país con mucha menos solidez institucional que Estados Unidos y que ya vive altas dosis de violencia política. Los resultados de ayer expanden el ya existente bloque parlamentario BBB (buey, biblia, bala) hacia dimensiones hasta hoy desconocidas. Pero el antiprogresismo no se limita a Brasil. Se expande por toda la región y pone en riesgo los avances democráticos de las últimas décadas.

| etiquetas: antiprogresismo , américa latina
Ahhhh.... progresismo... una bella palabra que viaja por el éter de la ilusión soportada por las alas de la ingenuidad y movida por el ánimo del bien común universal.

Bendita patraña.

La realidad, tras sucesivos desgobiernos "progresistas" en todo el mundo, es un caos económico, una desestructuración social y una pobreza sobrevenida que ha dado al traste con todos los proyectos magufoprogres que en el mundo han sido.

Desengáñate. La izquierda "progre" es un desastre de…   » ver todo el comentario
#1 la verdad siempre está en un punto medio. Economías mixtas en las que haya servicios públicos y libertad económica. El debate debería ser qué servicios han de ser públicos y cuáles privados. La economía liberal llevada al extremo es un desastre, igual que el intervencionismo llevado al extremo. Las regulaciones estatales son necesarias. La economía debe ser regulada y a la vez buscar la máxima libertad. Hay tanta verdad y tanta mentira en el progresismo como en el liberalismo.

¿Hablas de…   » ver todo el comentario
#2 No hay debate válido entre servicios públicos o privados, es inmoral e indecente.

El único debate posible es si quieres pagar por servicios públicos o pagar por servicios privados. Obligarte a pagar por indeseados servicios públicos, que no usarás, es simplemente una extorsión.

No seré yo el que prohiba (jamás!) que un ciudadano desee pagar por un servicio que le presta el estado. Pero estoy radicalmente en contra de que un ciudadano tenga que pagar por un servicio que presta el estado, si no desea usarlo (porque lo encuentere mejor y más eficaz en la empresa privada).

Esto no vá de servicios públicos o servicios privados. Vá de libertad o extorsión.
#1 Dios, te votaba postivo 1000 veces, den karma a este usuario, por favor.
#1 Hay muchas formas de ver una organización:

a) Como un conjunto ordenado, pensado, razonado y planificado de análisis y decisiones.
b) Como un grupo inconexo de personas que aportan y prueban sus ideas sin orden, compitiendo unas contra otras, a ver cuál de ellas vence.
c) Como una mezcla en distintas proporciones de las anteriores.

Bien, imagínate ahora n hospitales, uno sigue el modelo A y otro el modelo B y el resto, distintas versiones del C. A ti ten han diagnosticado una enfermedad que debe ser atendida. Elige el hospital.

No tengo nada más que decir.
#4 Por supuesto, el modelo B. Selección natural darwinista; solo prevalecerán los mejores... que seran a los que pueda acudir.

En el modelo A se seguirá un sistema planificado y normativamente férreo, sea o no óptimo.

Del modelo C desconozco los resultados sin tener noción de los porcentajes de innovación o normativización... pero aún así estaría por delante del A, seguramente.
comentarios cerrados

menéame