EDICIóN GENERAL
169 meneos
2068 clics
Alcoy 1821, cuando el odio a las máquinas llegó a España

Alcoy 1821, cuando el odio a las máquinas llegó a España

Cuando paseando por el campo vemos los tractores, las cosechadoras o las máquinas que, pegando un meneo a los almendros, no dejan una almendra en el árbol, no podemos, por menos, que pensar en la cantidad de mano de obra que han ahorrado. Trabajos que antes necesitaban el concurso de una cantidad ingente de mano de obra, con el avance de la tecnología son llevados a cabo por unas pocas personas

| etiquetas: alcoy , motin ludita
Las nuevas tecnologías, cuando no se entienden, siempre han llevado desconfianzas. Don Quijote se pegó con los molinos. La gente del siglo XVI debieron ver los molinos de viento como ahora vemos nosotros las cosechadoras autónomas.
#1 Don Quijote no se pegó por los molinos porque fueran una máquina aberrante que quita el trabajo... Sino porque estaba loco de tanto leer novelas del Marvel del siglo XV.
#4 otro al que los arboles no le deja ver el bosque.
El problema de la tecnología, para mí, no son los puestos de trabajo, es la contamina asociada. Por ejemplo, en el año 1989, Pimentel hizo un estudio por el que por cada caloría generada en la agricultura, se consumían 28 calorías. Y encima estas son de fuentes no renovables.
Esto no tiene ningún sentido desde cualquier punto de vista. Y si fueran de energías renovables estaríamos igual: extracciom de materiales, transporte...

#7 Pero no por ser un aparato tecnológico, si Don Quijote llamó Gigantes a los molinos es porque en esa época se pasó de moler el trigo de forma casi particular a hacerlo de manera industrial. Y los dueños de los molinos tenían el control. Como siempre ocurre en los productos transformados frente a los productores.
#1 Los molinos no tenían nada de nuevo ya con Don Quijote, llegaron varios siglos antes que el. Dudo que se les pudiera considerar nueva tecnología ya de aquella, dudo que la gente no les entendiera de aquella y dudo que generaran en el siglo XVI ningún tipo de desconfianza.
#1 me parece mal que las maquinas quiten trabajo
y no hay razon para ello.
Desde el principio de los tiempos ha pasado eso, las tecnologías impulsan cambios, el que no está dispuesto a cambiar tendrá problemas
#2 Por ejemplo los cambios tecnologicos de las armas químicas, nucleares y biológicas.

Pero estoy hasta los cojones de cambiar para moverme a los trajes nbq, a los bunkeres y similares.

Y paso de que me obliguen a cambiar de planeta.
Alcoi, màquina avant!
Las movilizaciones sociales que se nos vienen encima con la robótica son de aúpa.
#5 Eso espero. Y si para conseguir derechos sociales y no caer todos en la pobreza hay que cargarse unos cuantos robots para que los beneficiados del capitalismo extremo hagan una legislación más social y los beneficios de la robótica se repartan habrá que hacerlo.

A los que lo hagan les llamarán luditas cuando en realidad su preocupación no es lo que los robots sean capaces de hacer sino la máxima de que si aquí no comemos todos, aquí no come ni dios.
Leyendo el meneo me he acordado de como supuestamente se introducían zuecos en los primeros telares a vapor para inutilizarlos, de ahí surgió el término sabotaje; sabot significa zueco en frances.
www.meneame.net/m/Etimologia/cual-origen-termino-sabotaje
Ya de paso lo acabo de meneat en el sub de etimología. :-D
Los Alcoyanos son capaces de sorprenderme otra vez, Luditas como el inventor de la arroba, larga vida a Alcoi. Y si les preguntas- D'on sou? -te responderán- de la capital del món
#12 Lo que se conoce como ser imbécil a nivel comarcal. Mi ciudad es la mejor. En mi puta vida he salido de ella, así que debe serlo.
#13 En Alcoy son especiales y si dicen ser la capital del mundo es una broma exagerada. Para mi es un lugar con especial presión cultural. Esta noticia lo demuestra y el hecho de que sea difícil encontrar suelo industrial porque los Alcoyanos saben crear. Quizás esto choque un poco con la realidad en blanco y negro, donde están los de la city el resto todos paletos, lo q se conoce come ser imbecil a nivel Capital
No es odio a las máquinas en si, sino a que te quiten el trabajo.

El problema será cuando la gente no tenga medios para comprar lo que hagan las máquinas.
El movimiento luddista siempre se entiende en la actualidad como gente retrógrada contraria al progreso y es una visión bastante corta de miras:

Lo que hacían era ir contra una reconfiguración del sistema productivo en el que las bases materiales de vida de quienes no poseían esas máquinas se iban a la mierda en favor de los ricos. Entendían perfectamente que las máquinas solo servían para hacer más rico al patrón y joderles la vida a ellos. La destrucción de las máquinas tenía como objetivo…   » ver todo el comentario
Aborrezco a los tecnófobos y luditas. Pero los que me dan más pena y a la vez me hacen reír más es los que viven para trabajar y no trabajan para vivir.

#15 Eso que dices en realidad se llama capitalismo o ultra-capitalismo. De ahí vienen esas desigualdades. No de la tecnología en si.

Esto es como todo los trabajos que antes valían ahora o en el futuro no y lleva pasando en toda la Historia. Como cuando la industria sidero-metalúrgica acabó con los herreros. Y la propia producción en serie acabó con los artesanos (salvo excepciones)

Salu2
¿¡Comor!?
Muy buen meneo. A ver si habrá una segunda parte reflexionando la situación actual y cómo reaccionamos en la sociedad de la " información".
¿Robotización o trabajo? Eterna cuestión, recuerdo este artículo que leí www.meneame.net/story/senor-trump-soy-hombre-fabrica-iphone

El dueño de Foxcon escribe al presidente de EEUU:
Puedo desplegar más robots en los Estados Unidos, por supuesto, pero entrenarlos puede llevar meses mientras que los humanos aprenden en unas horas. Además, más robots significan menos empleos.

Es decir que este hombre decide trabajar con humanos, a parte de por que aprenden más rápido por el valor social que proporciona el trabajo, poca broma ¿Acaso esto puede ser un brote de Ludismo?

Quien sabe que va a traer el futuro pero está claro que este tema va dar que hablar.

menéame