EDICIóN GENERAL
  1. @Schrödinger_katze puedo entender que se cague en los independentistas catalanes a raiz de eso, pero que pase de militar en el partido comunista y ser un activista contra Franco, a apoyar a VOX pasando de por medias por una candidatura por el PSOE... me parece que va más bien con lo primero que comentas, que tiene algún problema de riego.
  1. @uno_ke_va es que un trauma así te puede cambiar completamente.

    Yo me imagino cómo ha podido ser la evolución mental, para llegar se A a Z en eso que has puesto.
    Si tienes un resentimiento profundo, este se puede transmitir a gente que consideres que apoya o, al menos, no critica, el objeto de tu resentimiento.
    Igual empezó a pensar que su ataque con Franco no habría pasado (sea o no cierto, aunque este le habría perseguido en su momento por comunista, claro). Ese tipo de cosas.

    En definitiva, que si una persona normal puede hacer muchos malabares mentales (consciente o inconscientemente) para llegar de A a Z, una persona traumada lo tiene aún más "fácil".
    Lo dicho, a mí ese hombre me da pena, aunque me es antagónico ideológicamente, y creo que está medio loco.

    Volviendo al tema, creo que todos cambiamos de opinión según vamos creciendo, porque vamos viendo el mundo desde nuevas perspectivas.
    Yo he cambiado mucho en muchos aspectos, porque con mis nuevas experiencias ya no podía justificarme mis antiguas ideas.
    1. @Schrödinger_katze @uno_ke_va «Volviendo al tema, creo que todos cambiamos de opinión según vamos creciendo, porque vamos viendo el mundo desde nuevas perspectivas.
      Yo he cambiado mucho en muchos aspectos, porque con mis nuevas experiencias ya no podía justificarme mis antiguas ideas.»
      Eso es algo que muchos critican, pero es muy bonito. De hecho, es una forma de aprender.
      1. @maria1988 Estoy de acuerdo.
        Socialmente está muy mal visto eso de cambiar de ideas, aunque la gente diga públicamente lo contrario.

        @uno_ke_va
        1. @Schrödinger_katze @uno_ke_va Cierto, hay muchas cosas que todo el mundo defiende, cuando en realidad la mayoría piensan lo contrario.
          Se me ocurre, por ejemplo, el tema de decir la verdad. No conozco prácticamente a nadie que diga abiertamente que prefiere que le mientan a la cara en vez de decirles una verdad desagradable, cuando esto último es lo que quiere casi todo el mundo.

        menéame