EDICIóN GENERAL
  1. @mcfgdbbn3 Limitarse únicamente poner sólo sí es sí en una ley penal, y no incluírlo como parte de una educacion integral y apropiada desde la preadolescencia (los niños son niños, no gilipollas), es como tener tos y rascarse los cojones.

    Si un hombre se dispone a abusar de una mujer a sabiendas (incluso a mitad del polvo), lo vá a hacer igual.

    Si un hombre abusa de una mujer sin saber que lo que hace es incorrecto (acosando, incitandole a beber o fumar, cambiando su actitud a mitad del polvo, etc.) y la mujer lo denuncia, lo mas facil es echar la culpa al feminismo, autojustificarse, y reforzar su manera de pensar para autoprotegerse.

    Si una mujer por despecho pretende denunciar con el único fin de hacer daño, puede hacerlo igual, a pesar del contrato, alegando coacción o que el abuso comenzó posteriormente al consentimiento.

    Es la palabra de uno contra la del otro. Entiendo que muchas mujeres puedan celebrar esta reforma, pero es que tampoco entiendo muy del todo que clase de garantías o de protección se supone que les están dándo.

    Ahora: como mensaje a la sociedad, guay.

menéame