EDICIóN GENERAL
  1. @thorin El segundo párrafo me llamó poderosamente la atención porque en unas charlas una de ellas afirmaba que se tenía la comodidad de rechazar clientes si no estaba a gusto porque cobraba más que suficiente. Pero resulta que hay que llegar a final de mes.

    Yo tampoco quiero a mis clientes como socios laborales, pero quiero su dinero para llegar a fin de mes.
    Vale. La misma comparación de siempre.
    Pero es que una cosa es que una trabajadora sexual te reconozca que folla por dinero (sorprende e inesperado, ¿eh?) y otra cosa que es que no pueda rechazar a un cliente de forma puntual si le parece que es agresivo, va borracho, u ese mes ya ha ganado lo suficiente.

menéame