EDICIóN GENERAL
  1. Pues ya lo he contado aquí, pero lo vuelvo a contar (os jodéis).
    El 20 de noviembre de 1975 me despertó mi padre, como de costumbre para levantarnos e ir al colegio, pero más tarde de la hora habitual, que serían las ocho. Me puse muy nervioso porque ese día tenía un exámen de Formación del Espíritu Nacional (oh, ironías del destino) a primera hora y ya no llegaba. Mi padre me dijo que no había clase, que se había muerto Franco, y me lo dijo, aunque no me di cuenta en ese momento, con una sonrisa de oreja a oreja.

    @personare @exmarginalexquoque

menéame