EDICIóN GENERAL
  1. @Cmenta El dilema está entre tu tranquilidad y tu sentido de justicia. Pero si te quedan 20 días en esa casa, proponle a tu compañera tomar un café sosegadamente poco antes (o poco después) de irte. La reacción del otro no te tiene por qué importar si no lo vas a volver a ver y si, como parece haber quedado demostrado, es una persona que no vale la pena y con muy pocas luces.

menéame