EDICIóN GENERAL
  1. @RIPIO Discrepo.

    Pero sobre todo pienso que nadie podemos hacer un diagnóstico (y menos tan severo) desde el nótame. Me parece muy fuerte tachar a una persona de tarada sin conocer sus cirunstancias más allá de cuatro lineas y la visión subjetiva de una persona cercana implicada emocionalmente. Ha pedido consejo y ese es el mío, tan válido o inútil como los anteriores.

    Y en todo caso iría a un buen psicólogo antes que a un psiquiatra.

    cc @oliver7 @stieg
  1. @ailian Aquí nadie habla de una persona tarada. Como apunta @stieg esto no parece un estado de animo, esto parece una patología mas profunda, es una distorsión de la realidad.
    1. @RIPIO Decir que alguien tiene una patología es un eufemismo de tarada. Parece que estar triste o vulnerable ya es una enfermedad, y no lo es. Somos humanos, pasamos por diferentes emociones y no por eso tenemos que ir corriendo a "medicarnos" para taparlas.

      Noto un paralelismo con los adultos que les dicen a los niños "no llores", "no estés triste". Porque es al adulto al que le molesta o incomoda ese llanto. De la misma manera, a nadie le gusta que un familiar querido esté triste, de bajón o vulnerable y corremos como desesperados a dar soluciones inmediatas a problemas complejos. Pero no nos engañemos, lo hacemos por puro egoísmo, porque su malestar nos incomoda a nosotros no porque creamos que es lo mejor para la otra persona.

      A veces hay que dejar llorar, y lo único que hace falta es ofrecer el hombro para que se apoyen, los oídos para escuchar y aceptar su proceso.

      @sanchesky lo ha expresado muy bien.

      cc @oliver7
    2. @ailian @RIPIO @sanchesky @oliver7 una patología es una gripe. Una persona con gripe no está tarada físicamente, tiene un desajuste momentáneo que con ayuda de medicación o con el tiempo se le pasará. La depresión es otra patología.

      El 30% de las personas que conoces han pasado por una depresión alguna vez. El 100% por la gripe. Y todos ellos son normales una vez superado el problema: ni están hundidos emocionalmente, ni deben guardar cama por la fiebre.

menéame