Hace 2 meses | Por ElCuñadoDelHac... a es.wired.com
Publicado hace 2 meses por ElCuñadoDelHacker a es.wired.com

La policía y las agencias federales están respondiendo a una violación masiva de datos personales vinculada a un sistema de reconocimiento facial que se aplicó en bares y clubes de toda Australia. El incidente pone de manifiesto los problemas de privacidad que están surgiendo a medida que se generaliza el uso del reconocimiento facial con base en inteligencia artificial (IA), desde centros comerciales hasta eventos deportivos. La empresa afectada es Outabox, con sede en Australia, que también tiene oficinas en Estados Unidos y Filipinas.

ChatGPT

Oculto oculto....

noexisto

Si te roban tu contraseña, la cambias
Si te roban una identidad biométrica como iris, la cara…

Aergon

#2 Las características biométricas no deben usarse como contraseña, es mas o menos como usar nuestra fecha de nacimiento o nuestro nombre de pila de contraseña. Dicho eso también estoy en contra de que se recopilen obligatoriamente por aún así puede traer problemas como estamos viendo.

Homertron3

#4 efectivamente, cualquier identificador es... pues eso, un identificador. La cabeza pensante que decidió que sería buena idea usar identificadores sin acompañar de contraseña se postula a premio nobel del siglo.

Es como si se pudiese entrar a cualquier web usando solo nuestro nombre de usuario, una maravilla vaya...

T

En Australia la protección, si se le puede llamar eso, de datos personales deja mucho que desear. Prácticamente cualquiera puede pedir datos personales para lo que quieran y no hay una ley como en España que rija qué datos, por cuanto tiempo se almacenan y el acceso, corrección y eliminación a petición del usuario a ellos.

Esto que ha pasado ahora era cuestión de tiempo. Vas a tomarte una copa y en muchos locales tienes que dejarles que hagan una foto a tu ID y que te tomen una foto a ti. Por precaución yo no piso esos sitios.

Y en los últimos años ha habido varios hackeos masivos (Optus, Medibank, Latitude,…) y nadie ha dado la cara. Y la gente sigue usando esos servicios como si nada.

b

Para que el personal siga regalando sus datos alegremente al primero que se los pide.