Es una indudable buena noticia que baje el paro y aumente el número de afiliaciones a la Seguridad Social, pero ello no debe llevar a lanzar campanas al vuelo, porque la situación del mercado de trabajo es muy grave y las cifras dejan ver que hay una reducción de la población activa, que está favoreciendo esas cifras más positivas del paro, a la vez que revela la desesperación y la falta de expectativas de muchas personas en la forma en que se está actuando desde los poderes públicos para luchar contra la crisis.

Comentarios

Lagrimasyrabia
editado

"En resumen, es una indudable buena noticia que baje el paro y aumente el número de afiliaciones a la Seguridad Social, pero ello no debe llevar a lanzar campanas al vuelo. Las cifras desestacionalizadas apuntan a que no se puede hablar de un cambio de tendencia, sino más bien de un dato puntual muy favorable, ligado a actividades de temporada, que podría implicar un comportamiento muy volátil de la contratación y que, del mismo modo que ahora se reduce, el desempleo aumente en una cuantía igualmente muy notable cuando estas necesidades extraordinarias cesen. La situación del mercado de trabajo es muy grave y las cifras dejan ver que hay una reducción de la población activa, que está favoreciendo esas cifras más positivas del paro, a la vez que revela la desesperación y la falta de expectativas de muchas personas en la forma en que se está actuando desde los poderes públicos para luchar contra la crisis.

Además, los datos de la actividad económica conocidos la pasada semana y las previsiones de crecimiento de los principales organismos muestran un escenario pesimista, lejos aún de la reactivación, que parece señalar que estamos aún lejos de vislumbrar reducciones del desempleo consistentes y, mucho menos, creación de empleo."

Relacionada: El paro se reduce en casi 100.000 personas en mayo


"No es oro todo lo que reluce"