Hace 9 años | Por uhandrea a culturacientifica.com
Publicado hace 9 años por uhandrea a culturacientifica.com

Se acaba el verano. Los días se acortan. Cada día cuesta un poco más levantarse. Tanto que algunos llegan a entrar en un período de cuasi-hibernación en el que un paso, una sonrisa, leer o trabajar se convierten en una hazaña. Sin embargo, una simple bombilla puede evitar este Winter Blues…

Comentarios

Carlos_Casanueva

Me suena a magufada psicológica... pero si hay estudios de por medio confiaremos en ello.
Personalmente en Estocolmo lo que me ayuda a pasar el invierno son las luces tenues y uniformes, pero esto es un "a mí me funciona"