Hitler, Javier y la máquina del tiempo

Vuelve a bajar la mirada hacia su modelo. Adolf ha metido su pene entre los muslos para feminizar su cuerpo y gustar más a su enamorado, al que sonríe.

Javier comienza a pintar.