CULTURA Y TECNOLOGíA

Descifran el significado de un grabado griego de hace 1.500 años: la maldición de la bailarina

“Si estoy maldito, San Vito, vuélveme bendito. Contra las maldición de Herodes. Protege a mi niño Santa Gertrudis. Mi casa bendita, que no esté nunca maldita Santa Margarita. Prometo nunca maldecir, ni maldiciones echar y eso lo cumplo, por la vara de San Blas”.

menéame