CULTURA, CIENCIA, DIVULGACIóN

encontrados: 5, tiempo total: 0.004 segundos rss2
222 meneos
13419 clics
¿Por qué todos me hablan de lo mismo? El fenómeno Baader-Meinhof

¿Por qué todos me hablan de lo mismo? El fenómeno Baader-Meinhof  

Un día cualquiera te levantas y vas al trabajo. Al llegar comentas con un compañero un tema trivial, el que sea, pero en la misma conversación tu compañero saca una palabra o tema que desconocías. Al poco tiempo esa palabra vuelve a aparecer en tu vida varias veces. ¿Cómo puede ser que se repita en tan poco tiempo si hasta hace poco la desconocías? ¿Es una conspiración? No, es el fenómeno Baader-Meinhof.
112 110 5 K 531
112 110 5 K 531
10 meneos
90 clics

Pensar contra uno mismo

Debemos la casi totalidad de nuestros conocimientos a nuestras violencias, a la exacerbación de nuestro desequilibrio. Alcanzado por la maldición que los actos conllevan, el violento no fuerza su naturaleza, no va más allá de sí mismo, más que para volver de nuevo en sí enfurecido, como agresor, seguido de sus proyectos, que vienen a castigarle por haberlos suscitado. No hay obra que no se vuelva contra su autor: el poema aplastará al poeta, el sistema al filósofo, el acontecimiento al hombre de acción.
10 meneos
242 clics

Ataque al corazón del presidente checoslovaco

Tras la anexión de Austria y los Sudetes checoslovacos, ante la ya preocupante impasibilidad de Gran Bretaña y Francia, Hitler decide dar una vuelta de tuerca más en su agresiva política expansionista. No había tiempo de reacción, pues fuese cual fuese la respuesta del jurista checo, la ocupación de su país por los nazis sería un hecho. Y dependía de él que fuese cruenta o incruenta. Ante la feroz disyuntiva, su corazón le traiciona y el anciano Hácha se desmaya delante de la cúpula nazi. Como éstos no desean que se les muera el mandatario…
11 meneos
67 clics

El día que mi hijo se manifestó contra mi teléfono móvil

Emil, un niño de 7 años de Hamburgo, revindicó ante sus padres el derecho a organizar una manifestación contra aquellos padres -incluidos los suyos- que abusan de los teléfonos móviles antes sus hijos. El pasado viernes lo consiguió.
9 meneos
118 clics

El nazi que ganó un Oscar

Cuando se reveló el resultado de la votación para decidir el primer ganador del Oscar al Mejor Actor, la Academia de Artes Cinematográficas y Ciencias se dio cuenta de que tenían un problema. El “actor” que había recibido la mayoría de votos era en realidad un perro llamado Rin Tin Tin, protagonista de películas como A Dog of the Regiment y Jaws of Steel. Al concejo de películas le preocupaba que darle la primera estatuilla a un can difícilmente le diera credibilidad a sus nuevos premios. Para evitar que lucieran como dementes, pasaron el Oscar

menéame