Hace 1 mes | Por Abrildel21 a ocesaronada.net
Publicado hace 1 mes por Abrildel21 a ocesaronada.net

Se suele atribuir a la escasa personalidad del rey Felipe III frente a la ambición de su valido, Francisco de Sandoval y Rojas, marqués de Denia y duque de Lerma. V. (...) El intento del valido de alejar al rey de las influencias pro-Austria, pudo ser una razón de peso para sacarlo de Madrid y así continuar con el control de las decisiones del rey. Tampoco podemos olvidar temas de corrupción, algo que acompañó al valido hasta sus últimos días, y los grandes «pelotazos» inmobiliarios que obtuvo con el cambio de capital.

Abrildel21

Ojalá hubiera ganado la corriente pro Lisboa,

silvano.jorge

Pelotazo urbanístico.

Cantro

#1 No estaba la cosa para según que aventuras: la nobleza portuguesa era abiertamente hostil a los reyes castellanos y tanto Felipe II como Felipe III tenían afición a respirar: meterse en la boca del lobo para que, además, los castellanos y aragoneses se te pongan en contra es una mala idea por muy emperador universal que seas.

No es demasiado conocido a este lado de la frontera, pero la nobleza portuguesa era de aúpa: un par de siglos después a la rama principal de los Távora los exterminaron porque a veces mandaban más que el rey. Los de ramas secundarias optaron por jurar fidelidad y cambiarse el apellido

Lo ideal hubiera sido lo que mencionas, pero el contexto era muy desfavorable. Sí que echo en falta un poco más de esfuerzo y generosidad en unos y otros, pero todo el mundo miraba, de forma cortoplacista, por sus intereses.

Cantro

#2 El mayor de la historia de España, a mucha diferencia del segundo