CULTURA, CIENCIA, DIVULGACIóN
5 meneos
117 clics

Hitler, el golf y el poder de los símbolos

Para Hitler, los Juegos Olímpicos de 1936 eran la operación de propaganda ideal en una época tumultuosa, dado que el auge nacionalsocialista empezaba a hacer mella en su imagen exterior. Una vez superadas las amenazas de boicot, los JJOO tuvieron lugar en Múnich del 1 al 16 de agosto con notable éxito deportivo para los alemanes. Sin duda, la historia del desaire de Hitler por las cuatro medallas de Jesse Owens es la más conocida de estos Juegos Olímpicos, pero Owens no fue el único que puso “en su sitio” al dictador alemán en aquellos días...

| etiquetas: hitler , jesse owens , jjoo , golf , tommy thirsk , arnold bentley
Tuvieron lugar en Munich los cojones; fueron en Berlín.
En el artículo dice Berlín, pero en la entradilla se han equivocado.

Por cierto, una historia algo aburrida. Es de golf, que le vamos a pedir :-)
Y el feo de Hitler a Owens es un mito, desmentido por el propio Owens. Por cierto, mil veces mejor tratado por los alemanes, que le tenían por un ídolo, que por sus compatriotas, para quienes no era mas que otro negro sureño.
comentarios cerrados

menéame