CULTURA, CIENCIA, DIVULGACIóN
14 meneos
725 clics

Historia del insulto: «Mis cojones 33»

Hay insultos que se pierden en los laberintos del tiempo y de la desmemoria. Otros que pasan de moda y se olvidan rápidamente. Incluso hay exabruptos chinos que la gente se tatúa en el culo porque piensan que significan otra cosa. Pero hay una categoría de ellos que, una vez expresados, dejan en el receptor una sensación de desasosiego y de incomprensión difícil de superar.

| etiquetas: insultos , lenguaje
12 2 2 K 96
12 2 2 K 96
Diosssss... qué malo! :-)
Me ha hecho gracia leerlo.
Es un artículo humorístico, no cultural. Debería estar en la categoría de ocio.
¿Insulto?... ¡mis cojones treinta y tres!

#2 Es un artículo que tratar de poner en claro el origen de una expresión aunque trate de hacerlo en tono jocoso a través de sus ejemplos. No sólo puede sino que debe estar en Cultura.
La primera vez que supe de la expresión fue hace 1 o 2 días en un comentario de mnm.
comentarios cerrados

menéame