Cultura y divulgación

El filósofo pulidor de lentes

El arrepentimiento no es una virtud, o sea, no nace de la razón; el que se arrepiente de lo que ha hecho es doblemente miserable o impotente.

«Quem facti poenitet, bis miser seu impotens est»

menéame