CULTURA, CIENCIA, DIVULGACIóN

Los horarios de los institutos hacen que los adolescentes vivan en un ‘jet lag’ permanente

¿Esto no es aplicable también a los trabajos? Yo soy de naturaleza nocturna, mi cuerpo se activa a partir de las 12 de la noche y madrugar me supone una auténtica tortura. Suena a coña pero es cierto, me paso del día dando cabezadas y según se oscurece el día me pongo como una moto. Cada persona funciona de manera distinta pero todos estamos sometidos a los mismos horarios, no es justo
#58 Hermano, dame un abrazo.
#58 Tuve novias (en plural) que me montaron unos pollos inimaginables porque, por ejemplo, un día de estos que no hay nada que hacer por la mañana (no mover papeles, ni curro, nada) me levantaba a las 12. Eso era imposible de entender, ella a las 9-9:30 estaba en pie (aunque fuera para nada y eso de que yo no me despertara, bueno, eso era una vergüenza.

Luego llegaba la 1 y se dormía. Y yo no tenía sueño, igual me quedaba a mis cosas en el PC y me acostaba a las 3. Y evidentemente no le montaba ningún pollo por dormirse tan pronto: lo entiendo, lo respeto, no doy por culo (por supuesto nada de sonido ni cosas que molesten) y ya está, no pasa nada.

Pues que no hubo forma, oye. Me levantaba de mala hostia ya para todo el día. De hecho me pongo de mala hostia solo de recordarlo.
#81 igual si cambiaras tus horarios.. Todo es costumbre, creeme, yo me pase toda la carrera durmiendo de 6am a 14 y ahora duermo de 23 a 7. Hay que tener para el cambio ero el cuerpo se adapta a todo.
#111 ¿Y por qué debería cambiar sus horarios? ¿Quién es nadie para montarle ningún pollo por seguir su ritmo?
#128 el mundo? Su empleador? El resto de la sociedad? Tengo que venderle comida a las 4 de la mañana para que pueda seguir su ritmo? Tiene que gastar más electricidad y contaminar más?

Y precisamente lo que digo es que NO ES UN RITMO. Se lo ha ido creando con habito. Y lo sé bien porque he hecho lo mismo.
#129 Las luces no gastan apenas electricidad. Yo estoy casi todo el tiempo a oscuras y me es comodísimo para la vista. De hecho mi abuelo era el que me regañaba si me queddaba despierto por la noche, que decía que le iba a pegar fuego a la casa (supongo que porque antiguamente se usaban velas, pero se olvida de que vivo solo y mi casa nunca ha salido ardiendo). Por otro lado ahorro mucha factura de la luz haciendo las cosas a partir de las 23h con la tarifa con discriminación horaria, y ahorro en climatización porque hace menos calor a esas horas.

La comida se puede comprar perfectamente a las 20, no hace falta comprar a las 4. De heccho aunque así lo fuera crearía puestos de trabajo como las Convenience Stores (konbini) de Japón, que abren 24h. De hecho en UK los hipermercados abren de 6 a 24 y eso aumenta los puestos de trabajo requeridos. Comprar a medianoche es un gustazo, te lo recomiendo.
#111 Creo que es un 50/50. Si cambias los horarios, te adaptas, es cierto. Por ejemplo cuando he trabajado entrando a las 8:00 o las 9:00, a las 23:00 estoy durmiendo como un bendito y rara era la vez que trasnochaba más allá de las 0:30. Y el cuerpo se acostumbra a eso, en eso llevas razón.

Pero también sabes (y hay miles de estudios) que hay gente buho o alondra, con más actividad de día o de tarde-noche. Siempre he sido buho. Me adapto a las circunstancias, sí, pero si no tengo unas circunstancias que me acoten, tiendo a la noche. ¿Acaso soy peor por eso? (No lo digo por ti, lo digo porque hay gente que relaciona trasnochar con ser un dejado de la vida). Si tengo que preparar algo que no requiere un horario, ¿no lo puedo hacer a las 0:00-1:00? ¿Estudias menos por hacerlo a esa hora?
#155 todos los estudios que tienen que ver con psicología son poco fiables. Pero vamos, que repito, si se trata de algo innato ¿por que yo he pasado de ser TAN nocturna (y plantearme como tu que no podía ser de otro modo) a ser TAN diurna (a las 24 como mucho me caigo de sueño)? Todo esto hasta en vacaciones, y teniendolas durante 3 meses en las que tengo horarios totalmente libres. El cambio ha sido en unos 10 años.
#155 creo que son más factores sociales. Cuando estudio me concentro más por la noche porque no había elementos de distracción. Ahora que trabajo atendiendo a personas me cunde más por el día que están disponibles. Y a partir de esa necesidad el cuerpo se acostumbra a lo que le des.

menéame