CULTURA, CIENCIA, DIVULGACIóN

No podemos permitirnos olvidar cómo era el mundo antes de las vacunas

#10 No era cuestión de imbéciles, sino de supervivencia. Cuando un hombre de mediados de siglo, que había visto a hermanos suyos morir como moscas, que tenía un puñado de tíos en el cementerio que murieron siendo niños, que tenía conocidos lisiados de por vida por la polio, la viruela o el sarampión, se encontraba con que había un remedio que evitaría que sus hijos corrieran esa misma suerte, no dudaba en aplicarlo sin pensárselo dos veces.

Cuando los nietos de ese hombre sólo conocen esas enfermedades por historias antiguas y/o lejanas, pierden esa percepción del peligro. Sólo hace falta que un charlatán les diga que el peligro no son las enfermedades, sino las vacunas que las previenen, para que volvamos a tener brotes de sarampión, paperas y difteria.

menéame