Cultura y divulgación

Cuidar a los que cuidan. La dura realidad de los familiares de enfermos de Alzheimer

Lo importante es disfrutar de la compañía de la persona querida y sentirse orgulloso de ser capaz de ayudarla cuando más te necesita, a pesar de los retos que conlleva esta enfermedad.

Cuidar a esa persona y darte cuenta de que cuidarla no te hace feliz. Llegar a dudar del amor que tienes a esa persona porque, piensas, si el cariño fuera verdadero, cuidar de ella debería llenarte de íntima satisfacción y tú te sientes cada día más hundido y miserable.

Un proceso muy largo que culmina el día en que te das cuenta de que si no quisieras a esa persona, de verdad, no habrías aguantado ni un mes el dolor que llevas aguantando años. Lo más doloroso es que algunas personas no llegan a esa fase y quedan heridas para siempre.

Tenemos montones de ideas preconcebidas sobre lo que deberíamos o no sentir. El amor es como el tiempo, que sábemos lo que es mientras no nos lo preguntemos.

menéame