Hace 5 años | Por bomowski a yorokobu.es
Publicado hace 5 años por bomowski a yorokobu.es

Todas las pinturas y pinceles de la ilustradora Jada Fitch se desparraman ante la ventana más grande de su casa en Portland, Oregón. No es casual. Mientras dibuja, la ilustradora observa a los pájaros que llegan atraídos por los comederos y bebederos que coloca junto a la ventana para ellos.