Actualidad y sociedad

Alberto Torres, el indigente madrileño que ha abandonado la calle gracias a sus dibujos de dragones

Para gustos colores, pero me da a mi que lo de vender dragones es más bien un deme un donativo y se lleva este dragón...
#3 Por lo menos ofrece algo...

menéame