ACTUALIDAD, POLITICA Y SOCIEDAD

Jaque a las casas de apuestas: cerradas hasta las 22 horas y limitaciones al fútbol

#9 No se trata de eso, está demostrado que cuanto menos tiempo pase entre la apuesta y la posible recompensa más adictivo es el juego, las tragaperras son un ejemplo de ello. Entre la compra de la lotería nacional y la celebración de un sorteo pasan muchas veces días. Además el que exista muchos premios muy pequeños o con poca ganancia incentiva una y otra vez la apuesta. Y desde luego en esos locales lo rodean de una atmósfera propia para que no te muevas del sitio y apuestes hasta que te quedes sin un duro.
#382 #265 #278 #66 #48 #33
Falacias detectadas y contestadas:
1.- Las casas de apuestas inducen a la ludopatía. Eso es como decir que el porno induce a los violadores o pederastas. La ludopatía existía hace 40 años y causaba los mismos problemas que ahora. Los ludópatas iban a los casinos y tragaperras en lugar a las casas de apuestas. No por restringir el acceso a las casas de apuestas habrá menos ludópatas, igual que no se suprimieron las borracheras con la Ley Seca.
2.- Las casas de apuestas son peores que la lotería, las quinielas o la ONCE. Falso. Otro asunto es que la lotería, las quinielas y la ONCE están arraigadas en la cultura española pero no son menos perniciosas que las casas de apuestas, que provienen de la cultura anglosajona y allí son perfectamente normales.
Si restringimos el acceso a las casas de apuestas... seguirá habiendo apuestas pero irán a la Lotería, Quinielas o donde pille más cerca. Si eso es lo positivo adelante, fomentemos el juego de azar patrio y estatal. Pero que no se diga que es contra la ludopatía.
#474 ah vale, porque tú lo digas. Luego se lo cuentas a los chavales q se pulen su paga en las casas de apuestas en vez de gastarse la en cerveza y porros
#474 Ya he explicado porqué la lotería, las quinielas y las apuestas son mucho menos perniciosas que la máquinas tragaperras, los casinos online o las multi-apuestas deportivas. No voy a perder el tiempo explicándolo de nuevo.

menéame