ACTUALIDAD, POLITICA Y SOCIEDAD

Cuatro detenidos por la última diversión: grabar a los pitbull devorando alimañas

#18 De hipócrita nada. Para mí, disfrutar de los gritos agónicos de un cerdo, por mucho que luego te lo vayas a comer, me parece propio de bárbaros. Y además, es delito.
#23 Pues a mi me abre el apetito, dolosamente.
#24 Eres repugnante. Sin acritud.
#24 Como a un pederasta la voz de un niño. Cada cual con su psicopatía.
#23 nadie duafrutaba de los gritos del gorrino. A lo sumo te relamías al pensar en los bistecs frescos que no habías probado desde noviembre del pasado año.

menéame