ACTUALIDAD, POLITICA Y SOCIEDAD

La vergüenza de las startups españolas: mucho marketing y apenas facturan nada

No hay que denostar las startup en general.
Pero si que hay mucha gente en España que pide dinero para una startup como si fueran subvenciones a fondo perdido.
Y la existente irracionalidad de muchos inversores.
Basta con que a Carlos Blanco le haga tilín una startup para que mucha gente sin idea se lance a invertir como loco.
Las ideas no sólo tienen que ser buenas sino llevarse a cabo de forma eficiente.
Y para eso, además de gente joven dispuesta a quemarse los ojos delante de una pantalla, hace falta gente experimentada para dirigir y administrar el negocio.
La empresa tiene que acabar siendo autosuficiente y no depender de inversores para su existencia.

menéame