Un lugar donde someterse a preguntas

Hola, soy promotor de una escuela autodidacta, legal, en España, te respondo

Puedo contestar unas pocas más, disculpas por la demora, estamos a tope con el arranque del curso

#15 Tenemos diferentes parámetros para poder seguir la evolución de cada alumno en su recorrido. Defendemos el no juicio en la medida de lo posible, motivo por el cual lo que hacemos es una observación muy detallada de la actividad que hacen los alumnos. Por ejemplo, un alumno que cada mañana pasa dos horas jugando en el espacio de cálculo, con materiales de cálculo, haciendo operaciones a su aire, supongamos, multiplicaciones (ejemplo real), pues nos da información suficiente, a partir de esa observación, como para poder afirmar que está desarrollando competencia matemática -entre otras-. Para concretar, en situaciones más estructuradas, tenemos material de soporte que nos da una referencia de cómo vamos. Por ejemplo, para bachillerato, uno de los principales objetivos es preparar la selectividad, entonces tenemos muchos exámenes con sus correcciones para que los hagan y vayan viendo dónde hay dificultades para reforzar. La presión se la pone cada alumno en función de sus objetivos. Tenemos varios alumnos, en esas etapas finales, que tienen muy claro cuales son sus siguientes pasos (universidad, ciclos formativos, etc.), y en consecuencia están encontrando la manera de cumplir con los objetivos que se marcan, los requisitos de entrada a las carreras que quieren hacer, etc. De nada sirve autoengañarse, así que están encontrando que, como los profesores no tenemos mayor o menor interés en que aprueben o suspendan, con el tiempo (y el acompañamiento adecuado) las conclusiones son que mi vida depende de mi y no llego muy lejos no reconociendo lo que tengo que reconocer.

Las pruebas de competencias básicas, por ejemplo, sirven como orientación de cómo voy, hay mucha presión política para convertirlas en vinculantes y parte de la nota oficial del centro, pero estamos muy en contra de este tipo de injerencias y estandarizaciones, va justo en contra de lo que planteamos, respeto al ritmo de aprendizaje de cada alumno. Sí que nos preocupa el carácter que se le ha dado a la última reforma educativa, de momento está vigente pero esperamos que pronto haya alguna otra que supere. Dentro del centro puedes organizarte más o menos como quieras, todas las escuelas lo hacen, pero si dependes de evaluaciones externas, comisiones y demás empiezas a perder autonomía y a tener que depender de esos resultados, que a nuestro entender no valoran realmente la persona, si no una serie de items estandarizados, como decías.

Los alumnos, a partir de final de la primaria y especialmente en secundaria, utilizan diferentes estrategias entorno a las TIC para poder aumentar su capacidad de organización, ampliar su memoria con herramientas de registro y agenda, etc. Intentamos plantear un uso razonable de estas tecnologías que están en todas partes pero que muy poca gente es capaz de comprender y utilizar a fondo. Por ejemplo, ¿sabemos lo que implica hacer una búsqueda en un navegador?, ¿cómo viajan nuestros datos?, ¿qué son las cookies y los sistemas de rastreo del uso? Proponemos firmemente la utilización de software libre y open source en la medida en la que somos capaces de gestionarlo, para poder utilizar herramientas que no nos aten a empresas, que podamos experimentar y aprender a utilizar, mejorar, etc., el valor de la comunidad... Es difícil porque estamos en un entorno donde MS ha hecho mucho "daño" facilitando a la administración pública la utilización de sus servicios como estrategia para atar a los futuros usuarios (parece que un ordenador = Windows), pero tenemos claro que cada vez cedemos más porcentaje de tiempo y privacidad de nuestras vidas a la tecnología, al big data, a la nube, y que eso, que a veces es muy difuso, también tiene unas implicaciones y hay que conocerlas.

En los primeros cursos de primaria e infantil nos alejamos mucho del uso de la tecnología digital y virtual. Vamos justo en el otro sentido de las escuelas que proponen sistemas de virtualización en infantil, con todos los alumnos con su iPad y cosas así. Partimos desde la manipulación y la exploración sensorial para generar una serie de estructuras cognitivas que nos permitirán, con el tiempo, acercarnos a la "virtualidad" sabiendo dónde está el límite con la realidad. Me va muy bien el ejemplo del juego de Android Apparatus (play.google.com/store/apps/details?id=com.bithack.apparatus ¡no quiero hacer spam, por favor! sólo es a título indicativo) para plantearlo, primero jugamos a muchos Apparatus reales, de verdad, de madera, metal, plástico, papel, cartón, que se puedan tocar, desmontar y montar, y con el tiempo lo "simplificaremos" en versión digital. Es como las calculadoras: primero jugamos con bolitas, con piezas, contamos de una en una, y cuando ya lo dominamos, empezamos a abstraer, de diez en diez, y después, con mucho tiempo, cuando ya la suma está claro lo que es y la dominamos en todas las circunstancias, entonces vamos con la calculadora y podemos ahorrarnos ese tiempo para hacer cosas más complejas que requiren nuestra concentración. :-)

Como reflexión, hace 20 años no había está locura de tecnología digital en los colegios, son los alumnos que no han vivido en su propia carne la tecnología desde los 3 años los que ahora, sin haberla tenido pueden ver lo útil e interesante que es la tecnología digital bien usada, y la proponen en las escuelas (¡con acierto!) pero mucho antes que cuando ellos la vivieron (aquí es donde nosotros ponemos el límite)

Uau, ha sido más largo de lo que pensaba,

¡Más tarde más, gracias!

menéame